viernes, 13 de abril de 2018

Magdalenas con Suero de Leche

Comentando cómo aprovechar el suero de la leche que nos sobra - al hacer yogur griego, leche presa o queso fresco - mi amiga Ana M me ha hablado de esta receta.

Ya sabéis que soy especialista en liarme sola, así que me he puesto a hacer pruebas:
1) En el primero experimento he combinando la receta que me pasó Ana y los consejos de Xavier Barriga en la entrevista de María José del blog Las Recetas de MJ. Xavier pone el relleno en la superficie pero a mi no me han salido con copete y las pepitas de chocolate y demás añadidos se quedaron en la superficie. La razón, creo yo, es muy sencilla: No es lo mismo hornear en un horno profesional que hornear en casa...
2) El segundo experimento ha ido un poco mejor: He utilizado nuevamente la receta de Ana y esta vez he seguido el procedimiento de mis magdalenas de la abuela: El relleno en el medio de la magdalena se me fue al fondo (error de principiante, sin importancia, pero fácil de resolver) y he observado que, con el paso de los días se vuelven bastante aceitosas... 
En la foto veis el resultados de los dos primeros experimentos.
3) A la tercera va la vencida y esta vez sí que han salido maravillosas: Combinamos ambos procedimientos, ponemos dos niveles de relleno y reducimos el aceite. A continuación os paso la receta.


NECESITAREMOS:

  • Cápsulas de silicona o de papel para magdalenas. 


INGREDIENTES:

  • 100 g de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • 100 g de aceite de girasol
  • 250 g de azúcar
  • 3 huevos L
  • 375 g de harina de todo uso (*)
  • 5 g de levadura para repostería (*)
  • Un sobre de azúcar vainillado o 1/2 cucharadita (tsp) de vainilla concentrada o 1/2 cucharada (Tbs) de extracto de vainilla.
  • Un pellizco de sal (1/4 tsp)
  • Para el relleno: Pepitas de chocolate, pasas sultanas, arándanos secos, mermelada, piñones o lo que tengáis a mano.
(*) También puedes usar 375 g de harina para bizcochos con levadura integrada.

Magdalenas con suero de leche y distintos rellenos

PREPARACIÓN:

  • Precalentamos el horno 210°C, calor arriba y abajo.
  • Con la ayuda de unas varillas batimos los huevos con los azúcares de 5 a 8 minutos, hasta que blanquee la mezcla y tome una consistencia cremosa. Si utilizamos la Thermomix, batiremos con la mariposa puesta, 4 minutos, velocidad 3, 37ºC y, seguidamente, otros 4 minutos sin temperatura.
  • Incorporamos el aceite y lo vamos incorporando poco a poco; con Thermomix a velocidad 2.
  • Añadimos la harina y la levadura tamizadas con el pellizco de sal, a velocidad baja, nuevamente.
  • Dejamos reposar la mezcla en la nevera durante al menos un par de horas o, mejor, hasta el día siguiente. 
  • Colocamos las cápsulas de papel o silicona en la bandeja de hornear y llenamos a dos terceras partes de su capacidad. Yo utilizo bandejas de hornear magdalenas, pero si no tienes deberías de poner dos cápsulas de papel para que no se deformen.
  • Si utilizamos pasas o arándanos secos, hay que rehidratarlos: Yo utilizo el microondas para acelerar el proceso y las sumerjo un par de minutos con agua y un poco de licor (ron, Cointreau u otro licor afrutado que tengáis por casa).
  • Escurrimos las pasas y arándanos que vayamos a poner en el medio de la magdalena y las rebozamos en harina para que no se vayan al fondo.
  • Ponemos un poco de masa en las cápsulas de magdalenas, en el medio el relleno elegido, y cubrimos de masa hasta rellenar 2/3 partes de las cápsulas. Completamos las magdalenas con un poco más del relleno. 
  • Metemos la bandeja en el segundo nivel del horno empezando por abajo y horneamos a 210ºC, calor arriba y abajo, hasta que veamos que sube el copete de las magdalenas (podrían ser 5 minutos o más, depende de cada horno). Seguidamente bajamos la temperatura a 180°C hasta completar un tiempo de cocción de unos 15 minutos.
  • Sacamos la bandeja del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.
  • Cuando estén frías las podéis conservar en una bolsa de plástico o en una lata de galletas, como hago yo.

Por cierto, si no tenéis suero de leche, también podéis hacer las magdalenas con leche, sin ningún problema. El suero es leche a la que se le ha quitado la caseína - que es lo que le da el color blanco -  y toda la materia grasa. 

Otra cosa: Como veis en las fotos, también hice alguna magdalena de chocolate, simplemente oscureciendo la masa con un poco de cacao. Igual tengo que publicar alguna receta específica, pero como lo de hoy ha sido un experimento, van de regalo.

Un beso, 


No hay comentarios: