sábado, 27 de agosto de 2016

Helado de Vainilla Casero 1.0

Hola a tod@s:

Ya estoy de vuelta de mis vacaciones, aguantando algo menos de calor que el esperado, gracias a Dios.

A mi marcha dejé preparadas una cuantas recetas para publicar pero, con el bochorno, creo que es mejor dejarlas para cuando cambie un poquito el tiempo, ¿no os parece? Así que, como prometido en Facebook y Twitter, hoy toca receta de helado.

Yo nunca había hecho helados con un aparato eléctrico, pero este verano he tenido la "surte" de encontrar en el Lidl de Mahón su famosa heladera y no me he podido resistir a comprarla: Ya sabéis que me encantan todos los aparatos y utensilios de cocina… ¡Soy así, qué le voy a hacer!

Os confieso que esta receta que publico es mi tercer intento, y no va a ser el último, pero como ha salido - según mi marido - bastante bueno, tipo el helado del Vips, y al resto de la familia nos ha gustado mucho, lo tomo por bueno y "primera versión publicable 1.0", jajaja.

Helado de vainilla acompañado con macedonia de frutas

Pero antes de daros la receta, os voy a resumir los puntos importantes a tener en cuenta para hacer un buen helado casero, que al final resulta común en la elaboración de cualquier helado: 

1) Cuanto mejor sea la calidad de los ingredientes que utilicemos, mejor será el resultado. Por ejemplo, la vaina de vainilla que he utilizado no es de marca blanca, sino una que costaba como cuatro veces más... Debe ser flexible y aromática: Este ingrediente es uno de mis "básicos" y habiendo tantos formatos, le dedicaré un post específico en el que, incluso, os enseñaré a hacer vuestro propio extracto de vainilla ;D.

2) Los productos lácteos con contenido graso elevado (nata, crema fresca, mascarpone, etc.) proporcionan cremosidad y aportan sabor.

3) El azúcar da firmeza a la preparación e impide la cristalización del helado (o sea que se ponga duro); para ello utilizaremos azúcar en polvo o un preparado de azúcar glas. Un producto estupendo que recomiendo absolutamente es el azúcar invertido: es un jarabe hecho con agua mineral, gasificante y azúcar que da al helado una consistencia estupenda sustituyendo aproximadamente el 30% del azúcar normal por este componente. Otra buena alternativa es poner miel, si te gusta el sabor que proporciona, ya que es un azúcar invertido natural.

4) Si añadimos algún licor al helado, se consigue ablandar el resultado final, lo que se traduce nuevamente en cremosidad.

5) El helado se puede hacer con heladera o manualmente: lo que conseguimos por ambos procedimientos es que no se nos haga un bloque de hielo intratable, ya que rompemos la cristalización del agua que contiene la mezcla: la heladera lo hace con un movimiento continuo durante menos de una hora; manualmente removemos nosotros la mezcla, sacándola del congelador y volviéndola a meter 4 o 5 veces, en intervalos de media hora.

Vamos con la receta:

Ingredientes

. 200 gr nata 35 % materia grasa
. 200 gr leche entera (mejor fresca)
. 1 vaina de vainilla de buena calidad (o 2 cucharadas de extracto de vainilla líquido, o 1 cucharadita de pasta concentrada de vainilla)
. 120 gr de azúcar (o 60 gr de azúcar y 30 de azúcar invertido)
. Una pizca de sal
. 3 yemas de huevo L (mejor ecológicos o camperos, que son más amarillos)

. Como acompañamiento yo he puesto la fruta natural que tenía a mano en trocitos: pera, melocotón y uvas naturales.

 Preparación 

Vamos a preparar una crema inglesa el día anterior a hacer el helado; ésta va a ser la base del helado y con ello conseguiremos que gane sabor.

. Ponemos a calentar en un cazo todos los ingredientes, menos la nata. Si usáis la vaina de vainilla, tenéis que abrirla a lo largo con un cuchillo, para que salgan los granitos minúsculos que contiene, y poner ambas cosas a hervir. 

. Revolvemos continuamente con una varilla. Es importante que no hierva porque se cortaría: Se puede utilizar un termómetro para controlar la temperatura y que no exceda los 90º. Con Thermomix programaríamos esta temperatura, velocidad 3, inversión de cuchillas, 8 minutos aproximadamente.

. Cuando haya espesado la mezcla y desaparezca la espuma de la superficie, la retiramos del fuego y añadimos la nata fría y mezclamos bien. Cuando enfríe, metemos la crema inglesa en la nevera hasta el día siguiente.

. Cuando vayamos a preparar el helado, quitamos la vaina de vainilla y metemos nuestro preparado en la heladera el tiempo que indique el fabricante; el movimiento de las aspas hará que se monte ligeramente la nata que integra la crema. 

Si hacemos manualmente el helado, tendremos que montar previamente la nata y mezclarla con delicadeza con el resto de ingredientes para que coja consistencia antes de meter el helado en la nevera, y romperemos la cristalización al menos 4 o 5 veces durante el proceso de congelación.

Para escribir este post he combinado algunos consejos y las recetas de dos bloggers que me gustan mucho: Miriam del Invitado del Invierno e Isabel de La cocina de Frabisa. Muchas gracias a ambas.

Un beso y a disfrutar de un helado bueno-bueno,



5 comentarios:

Frabisa-Isabel La cocina de Frabisa dijo...

Te ha quedado estupendo, Mercedes!! Muchas gracias por tu mención y enhorabuena por el blog!!

Mercedes dijo...

Muchas gracias!!! Es más una afición que otra cosa. A ver si estudio un poco y mejoro la parte de promoción del blog...

Miriam dijo...

Muchas gracias por la mención, me alegro de que te haya servido! Un abrazo ;)

Mercedes dijo...

¡A ti por tu presencia! Como ves, hasta que no me ha salido no he parado... jajaja

Mercedes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.