martes, 8 de noviembre de 2016

Cómo Forrar un Molde Rectangular o Cuadrado

Llevo queriendo publicar esta entrada desde hace tiempo. Es algo muy básico, pero estoy segura de que muchas seguís utilizando el método tradicional de nuestras abuelas: Untar mantequilla o aceite, espolvorear harina por encima y desechar la harina que no se queda adherida al molde, antes de volcar la masa. 

Hay ocasiones en las que hay que utilizar El método tradicional por narices, porque los moldes tiene formas más complicadas, como el molde este Bizcocho Cuatro Cuartos con Nata, pero siempre corremos el riesgo de que se nos queden pegados pegotes de harina al bizcocho o, lo que es peor, el propio bizcocho se nos quede enganchado en alguna de las partes del molde...

Desde que descubrí el papel sulfurizado para hornear, lo utilizo en muchísimas recetas; es muy cómodo y los resultados que obtenemos con su uso son estupendos. En el caso de hornear pan, se puede utilizar varias veces sin problemas y, para hacer bizcochos, es una maravilla. 

Lo único que me fastidia es que muchos fabricantes te lo venden ya cortado a la mediada que a ellos les interesa; de esa manera estoy convencida de que consiguen incrementar sus ventas, ya que la inmensa mayoría de los consumidores desechamos los recortes, ¿a que sí? Pues hoy os voy a explicar cómo aprovecharlos al máximo a la hora de forrar un molde ;D.

Utensilios

  • Un molde rectangular o cuadrado (obviamente)
  • Papel de hornear
  • Tijeras
  • Mantequilla o aceite para adherir el papel de hornear al molde si lo necesitáramos (en este tipo de montaje no suele ser necesario)
 En Directo al Paladar tenéis otras dos variaciones de cómo forrar correctamente un molde. En este caso forran moldes que pueden tener pérdidas de masa por no ser estancos; precisamente me acabo de comprar un molde para intentar hacer un Bizcocho en Ajedrez. Ya os contaré...

Procedimiento

  • Tomamos la medida del papel de hornear colocándolo por el exterior del molde. 
  • Recortamos el papel sobrante y lo guardamos.
  • Con las tijeras hacemos dos cortes transversales en los extremos más estrechos del molde, al nivel de la base del mismo.
  • Cuando pongamos el papel para forrar el molde veréis que adopta él solo la forma del mismo. En la foto he forrado el molde para hacer un pan de molde tradicional (tenéis varias recetas en el blog).
  • Los restos de papel de hornear que tengamos guardados de otras veces yo los suelo aprovechar superponiendo dos láminas en la base.  Vereis que el resultado es idéntico. No sé si me explico... 

Estoy segura de que a partir de ahora, con estos trucos, vuestra  forma de hornear masas y algún que otro bizcocho  va a cambiar. Yo ya no utilizo otro sistema, jajaja. ¡Ya me contaréis cómo os va a vosotras!

Un beso, 


No hay comentarios: