jueves, 17 de mayo de 2018

Pan de Molde con Masa Madre

Hace mucho tiempo que no compro panes de molde industriales. Todavía recuerdo con horror la última vez que caí en la típica oferta 3x2, pensando que tanto cereal y frutos secos en su interior mejorarían el sabor... ¡Pues no fue así!: más de la mitad de uno de ellos acabó olvidado hasta que se llenó de moho y los otros dos se los regalé al conserje de mi casa, que los consumía habitualmente.

Como veis, es un verdadero problema acostumbrarse a comer "pan de verdad", así que no sigáis leyendo esta entrada si no queréis convertiros en alguien tan raro como yo, jajaja.

Bromas a parte, el pan de hoy es un básico en mi casa; lo hago todas las semanas, con alguna que otra variación, como este Pan de Molde con Semillas de Amapola. La receta original la cogí prestada del blog de Luis Olmedo My European Cakes, pero él utiliza un molde especial que, de momento, no tengo intención de comprar (raro en mi)...

Mi recomendación, por supuesto, es que lo hagáis con masa madre natural, pero no os preocupéis porque también se puede hacer con un prefermento de levadura (os lo explico de esta manera) lo que le dará frescura durante más tiempo.

Ya sabéis que si nunca habéis hecho pan, podéis echar un vistazo a la entrada que preparé sobre Cómo Hacer Pan paso a paso y si queréis hacer masa madre natural, nadie mejor que Iban Yarza para explicaros el proceso pinchando aquí.


Pan de Molde con Masa Madre

INGREDIENTES:

Para el prefermento de levadura = Masa madre de levadura(*)
  • 100 g de agua
  • 100 g de harina panificable (proteína 10) 
  • 2,5 g de levadura fresca de panadería (ó 1 g de levadura seca) 
(*) Si eres panarra, utiliza 200 g de masa madre natural.

Ingredientes para la masa:
  • Todo el prefermento anterior
  • 220-250 g de leche (yo semidesnatada) 
  • 200 g de harina panificable (proteína 10)
  • 200 g de harina de fuerza (proteína 12)
  • 5 g de levadura fresca (2 gr de levadura seca)
  • 35 g de mantequilla
  • 40 g de azúcar (yo uso 15 gr de sirope de ágave)
  • 10 g de sal

Mezclado de la masa de un pan de molde tradicional

PREPARACIÓN:

  • Mezclamos los ingredientes del prefermento en el bol que vayamos a hacer la masa, lo tapamos para que no se seque y lo dejamos en un lugar templado (armario cerrado, horno...) hasta que se hinche y duplique su volumen.
  • En un bol mezclamos la masa madre, la leche y la levadura. La masa tendrá una consitencia pegajosa que perderá tras 30 minutos de reposo (Autolisis), tapada con un plástico para que no se seque. 
  • Incorporamos la sal y el azúcar y amasamos para que empiece a desarrollarse el gluten. Lo podemos hacer en un par de ciclos de 1 minuto de amasado/ 5 minutos de reposo.
  • Incorporamos la mantequilla y seguimos amasando hasta que tengamos una masa sedosa.
  • Dejamos fermentar en un bol, tapado para que no se seque en un lugar cálido, hasta que doble su volumen. También podemos dejar el bol en la nevera hasta el día siguiente, para que termine de fermentar.
Formado de un pan de molde tradicional

  • Mientras tanto, forramos una fuente alargada (yo uso una de plumcake de 27x11x7 cm), con papel de hornear.
  • Manchamos la superficie de amasado con harina, desgasificamos ligeramente la masa y vamos enrollando y sellando cada unión hasta formar un rulo. Sellamos bien el último pliegue. El ancho del rulo será el del ancho del molde, o algo menos, ya que cuando fermente rellenará todo el espacio del mismo.
  • Ponemos la masa en el molde, con la el pliegue hacia abajo.
  • Tapamos (yo con un gorro de baño) y dejamos fermentar en un lugar cálido hasta que veamos que sobresale del molde.
Masa en el molde y horneado

  • Pincelamos la superficie del pan con leche (o huevo batido) y lo horneamos, en el primer nivel del horno empezando por abajo, a 250°C durante 15 minutos con calor abajo y 25 minutos más, a 200 °C con calor arriba y abajo.
  • Lo sacamos del horno y del molde y, quitándole el papel, lo ponemos a enfriar sobre una rejilla
  • Si no nos queda de un color homogéneo, se puede hornear - fura del molde - 5 minutos más con calor abajo. 
Este pan es verdaderamente adictivo y tostado tiene un sabor increíble. En casa lo tomamos en sandwiches de jamón y queso hechos a la plancha. ¡Una verdadera locura!

Un beso,


    No hay comentarios: