jueves, 7 de junio de 2018

Panecillos de Viena con Forma de Caracol

¿Sois de las que os gusta comprar "panecillos temáticos" para la merienda de vuestros niños, como mi vecina Isabel C.? Cuando vi la imagen en Instagram de estos paneceillos, me enamoré. ¿No me digáis que no son una monada? Pues además de divinos de la muerte, si los hacéis con una masa tierna como la que os voy a dar hoy, tenéis el éxito garantizado.

Importante: Para hacer los caracolas, yo me compré este cacharrillo, porque de otra manera no he conseguido hacerlos. Incluso con el aparatejo, dependiendo de cómo lo uséis, los panes os pueden quedar demasiado abiertos (como la foto de arriba), o simplemente marcados (como la foto de abajo)... ¡Si seguís leyendo y os explico el truco!

Otra cosa, si no habéis hecho nunca pan y no entendéis muy bien el proceso que explico a continuación, os recomiendo que le echéis un vistazo a la entrada que preparé sobre Cómo Hacer Pan paso a paso...

Panecillos de Viena con forma de caracola

INGREDIENTES:

(Para hacer 10 panecillos)

  • 230-250 ml de leche (yo semidesnatada; usad lo que tengáis en casa)
  • 50 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 70 g de azúcar (la puedes sustituir por 25 g de sirope de ágave)
  • 10 g de levadura fresca de panadería (ó 3 g de levadura seca)
  • 1 huevo L
  • 550 gr de harina de fuerza (yo de Mercadona, con proteína 12)
  • 10 gr de sal
  • Leche para pincelar la masa, una vez hecha

PREPARACIÓN:
  • Deshacemos la levadura en la cantidad menor de leche de la receta. Más adelante podréis completar con más leche si veis que la masa está muy dura.
  • Añadimos la mantequilla, el azúcar, el huevo, la harina. Amasamos.
  • Dejamos reposar las masa, que debe de estar bastante pegajosa, media hora tapada (autolisis), después de lo cual añadimos la sal.
  • Amasamos en 3 ó 4 ciclos de amasado cortos (10 segundos de amasado/10 minutos de reposo), hasta que veamos la masa sedosa. Entre ciclo y ciclo de amasado, dejamos la masa en un bol tapado, para que no se seque.
  • Podemos dejar la masa en la neveras para que haga la 1ª fermentación y trabajar con ella al día siguiente, o dejarla en un lugar cálido de la casa (yo la meto en un armario de la cocina o en el horno apagado) hasta que duplique el volumen y se llene de burbujas.
  • Para hacer los caracoles, dividimos en en porciones de 80 g para la caracola y 20 g para el cuerpo. Si, por el contrario, queremos hacer bollos simples, dividimos en porciones de 100 gramos.
  • Formamos hatillos con una parte de la mesa - manchando la mesa de trabajo con un poco de harina - y boleamos todas las porciones (grandes y pequeñas) en una zona sin harina y con la mano hueca, desplazando cada porción de masa para que coja tensión e intentando que no pierda aire.
  • Colocamos las masas en una bandeja de hornear, sobre la que habremos colocado papel sulfurizado. Como seguramente no os entren todos los panecillos en una bandeja, podéis poner el resto sobre otra bandeja, dada la vuelta, siempre cubierta con papel de hornear; de esa manera os será más sencillo pasar el papel con los panecillos fácilmente a la bandeja de hornear, cuando proceda.
  • Vamos reservando las masatapadas con un paño y apoyadas sobre su parte fea.
Panecillos de Viena con forma de caracol


¿Cómo formar los caracoles?

  • Para hacer las caracolas, aplastaremos las bolas grandes con la palma de la mano, espolvoreamos con un poco de harina y taparemos para que no se sequen.
  • Para hacer los cuerpo, aplastamos la masa con la palma de la mano y vamos plegando la masa formando un tubo alargado, mientras sellamos las uniones. Apoyaremos el cuerpo sobre el pliegue de la última unión, para que no se abra en el horno; espolvorearemos un poco de harina por encima y taparemos para que no se seque.
  • Mientras, vamos precalentando el horno a 250ºC, dejando una bandeja de asar en la base del horno o una fuente metálica.
  • La 2ª fermentación durará aproximadamente 60 ó 90 minutos (todo depende de la temperatura a la que esté nuestra cocina). A mitad de la segunda fermentación (cuando veamos que la masa está algo hinchada), marcaremos cada bola grande con el marcador de espiral, sin presionar demasiado para que no se abran las caracola durante el horneado.
  • Seguidamente montamos los caracoles - dejaremos distancia entre ellos, porque seguirán creciendo en el horno - estirando un poco los cuerpos y colocando encima las caracolas. Utilizaremos un cuchillo afilado para hacer un corte que simule las antenas.
  • El tiempo de la 2ª fermentación será de uno 60 minutos,  pudiendo alargarse a 90 minutos si tenemos que hornear una segunda bandeja. Estarán en su punto cuando al apoyar un dedo en la masa, ésta recupera lentamente su posición.


¿Mi truco para hornear?

El tiempo total de horneado, en mi horno, es de 15 minutos. 
Es importante que los panecillos no queden muy dorados para que no se sequen. Yo he horneado de la siguiente manera:
1º) Horno 250ºC con vapor y calor abajo, 5 minutos: Meteremos la bandeja del horno en el primer nivel empezando por abajo y - con muchísimo cuidado y la mano bien cubierta - echaremos una taza de agua hirviendo en la bandeja que tenemos apoyada en la base del horno para generar vapor. Cerramos el horno inmediatamente.
2º) Horno 200ºC sin vapor y calor abajo, 5 minutos: Sacamos la bandeja del agua del horno y volvemos a cerrarlo.
3º) Horno 200ºC  sin vapor y aire arriba y abajo, 5 minutos: Si vemos que se doran demasiado los panecillos, los cubriremos con papel de aluminio.
  • Finalmente sacaremos los panecillos a enfriar sobre una rejilla, para que no se condense la humedad.
  • Para la segunda hornada procederemos de la misma manera: Al estar el horno muy caliente, tardará muy poco en coger calor la bandeja que colocaremos en la base del horno.

Ni que decir tiene que no tenéis porqué formar caracoles; podéis hacer panecillos individuales, pan de hamburguesa (con un poco de sésamo por encima) o, incluso, hacerlos alargados y rellenarlos con unas onzas chocolate para hacer bollicaos. Las posibilidades son infinitas, sólo tenéis que saber que cada panecillo debe de pesar 100 gramos.

Un beso, 



No hay comentarios: