sábado, 4 de junio de 2016

Bizcocho de Claras con Vainilla

Para el fin de semana os voy a dar una receta de aprovechamiento: un bizcocho de claras de huevo riquísimo. ¿Por qué claras? Pues porque la mayoría de nosotras, cuando hay que usar sólo yemas en una receta, tiramos directamente las claras a la basura… ¿A que sí? ¡¡¡Mal hecho!!! Las claras se pueden congelar en bolsas de hacer hielos: las metéis dentro con la ayuda de un embudo y, cuando queráis utilizarlas, calculad 33 gramos por cada clara. Veréis como, a partir de ahora, las utilizáis...

La verdad es que para dar con esta receta llevo haciendo pruebas un par de semanas. Primero me hice el famoso angel food cake de Bea Roca: un bizcocho, para mi gusto, demasiado seco que no me termina de convencer... Igual no me salió porque no utilicé el super-molde que propone en su blog; de momento no tengo intención de comprármelo.  Después pasé por el blog Cocina con Àngels, que me resolvió alguna duda que otra y, finalmente, di con una tercera receta de Thermomix que tenía guardada de mi época de presentadora (sí, sí, lo confieso, he sido vendedora, por eso puedo hablaros del tema con conocimiento de causa ;D). Como resultado de este cóctel de recetas, me ha salido algo digno de ser publicado.

Para que el bizcocho estupendo os doy un par de trucos previos: utilizad un molde desmontable de 18 cm de diámetro. Así os quedará bonito y alto. Para forrarlo os recomiendo utilizar papel de hornear, adaptándolo al molde de la siguiente manera: recortad un círculo algo mayor que el diámetro del molde; de esta manera no se os saldrá la mezcla del bizcocho por las ranuras (en la foto lo podéis ver). Los laterales son tiras algo más altas que el molde. El montaje es sencillo: mancháis el interior del molde con mantequilla y adherís el papel de hornear al mismo, empezando por el recorte de la base. Nuestro pegamento también será la mantequilla para las uniones superpuestas del papel lateral.

Con el molde preparado, ya podemos empezar con la receta:

Bizcocho de claras que aprovechamos al tenerlas guardadas en el congelador. Se presenta espolvoreado con azúcar glas.

Ingredientes

. 150 gr de azúcar glas
. 6 claras de huevo, que serían 180 gr (30 gr cada clara)
. Un pellizco de sal (¼ tsp)
. ½ cucharadita  de cremor tártaro (¼ tsp), opcional
. 150 gr de almidón de maíz (maicena)
. 100 gr de mantequilla blanda
. ½ sobre de levadura química para repostería (7,5 gr)
. ½ Cucharada de vainilla (½ Tbs de vainilla)

(Si no entiendes lo que es tsp y Tbs, pincha aquí)

Decoración

. Azúcar glas, que nos ayuda a tapar desperfectos…

Preparación 

. Antes de empezar, precalentamos el horno a 170ºC con calor bóveda y solera (arriba y abajo).

. Si no tenemos azúcar glas, la hacemos con la Themomix, velocidad progresiva de 1 a 10, la sacamos del vaso y la reservamos. Yo suelo tener siempre hecha en una bolsa… Nunca se sabe cuándo la vamos a necesitar…

. Para batir las claras con la Thermomix, ponemos la mariposa en las cuchillas y programamos 10 minutos a velocidad 3 ½. Con un robot, empleamos el mismo tiempo, con las varillas de montar.

. El cremor tártaro o ácido tartárico es un ingrediente que se utiliza en repostería para que no se baje el merengue, y se utiliza cuando las claras están a medio montar. En los paquetes de gasificante para repostería, es una de las dos bolsas que lo componen.

. Sacamos el merengue del robot y reservamos en un bol.

. En el vaso de la Thermomix o del robot donde hemos montado las claras -  sin lavarlo y con la mariposa o varillas puestas -  batimos 2 minutos despacio (velocidad 2) la mantequilla con el azúcar, o hasta que blanquee y adquiere consistencia de pomada.

. Pesamos la maicena y la mezclamos con la levadura. Reservamos.

. Con el robot en velocidad baja, sin apagarlo en el proceso, vamos incorporando, alternativamente en tres o cuatro veces, la maicena (podemos tamizarla para que coja aire, si queremos) y las claras montadas, con cuidado de que no se bajen demasiado.

. Horneamos a 170ºC, calor arriba y abajo, durante 25 minutos, colocando el molde sobre la rejilla situada en el primer nivel del horno (contando los niveles de abajo a arriba).

. Pasado este tiempo abrimos el horno, no antes, y pinchamos el bizcocho con una brocheta en el cetro, para comprobar que está bien cocido. Si saliera manchada, vamos alargando el tiempo lo que necesitemos. Si vemos que se nos dora demasiado, cubrimos el molde con un trozo de papel de aluminio.

. Sacamos el molde del horno, lo colocamos sobre una rejilla y lo dejamos enfriar completamente.

. Espolvoreamos  azúcar glas por encima y lo pasamos a la fuente donde lo vamos a presentar. De esa manera, no se notarán prácticamente los desperfectos del bizcocho ;D.

Veréis como la combinación de harina de maíz, vainilla y claras montadas hacen de este bizcocho algo especial… Ya sé que se pueden hacer sin levadura, pero ¿para qué arriesgarnos? Así, si se os bajan las claras más de lo debido, no habrá problema y os saldrá un bizcocho totalmente aceptable.

No he probado a ponerle otros aromas. Igual a vosotras se os ocurren más combinaciones posibles… ¡Dejad vuestras sugerencias en los comentarios!

Un beso, 





No hay comentarios: