jueves, 15 de septiembre de 2016

Hojaldre de Queso Cambembert

Vamos a aprovechar que el calor nos da un poco de tregua para preparar un entrante (o aperitivo) sencillísimo y super rico. ¡Porque a mi es que el queso me encanta! Si os paráis a pensar, se usa en infinidad de recetas, dulces o saladas. En repostería es habitual utilizar variedades cremosas para hacer tartas como esta o para preparar frosting de queso para coberturas, y en platos salados - fundido (como aquí) o en relleno - ni os cuento… ¿Qué haríamos sin queso al hacer una pizza? ¡Pues una focaccia! Jajaja. Bueeeno, vaaaale, en las próximas entradas hago masa de pizza y os explico cómo se hacen ambas.

Queso Cambembert cubierto de mermelada de higo y envuelto en hojaldre. Se decora con una forma de flor en el centro y hojas alrededor de la flor


Volviendo a la receta de hoy: Cuando vi este hojaldre de Cambembert, ya hace meses, en el blog de Carmen - Dulces Bocados - me enamoré de él. Lo he preparado varias veces, aunque ninguna como lo hace ella... Me gusta complicarme, lo sé.

En fin, las combinaciones del Cambembert con otros ingredientes son infinitas así que, como suelo tener siempre en casa mermelada de higos (en Menorca la llaman ficat) para acompañar a los quesos fuertes, mi propuesta de hoy es, precisamente, "hacerlo a la menorquina"

 Ingredientes
  • 1/2 lámina de hojaldre 
  • Un queso Cambembert (se come todo, hasta la piel
  • Mermelada de higo
  • Un huevo batido para pincelar el hojaldre

 Preparación 
  • Precalentamos el horno 200ºC.
  • Aprovecharemos el papel sulfurizado en el que viene envuelto el hojaldre para hornear sobre el mismo nuestro Cambembert.
Recortamos el hojaldre con forma circular, para poder forrar el queso Cambembert. Entre el hojaldre y el queso ponemos mermelada de higo
  • Marcamos sobre el hojaldre un círculo tomando de plantilla el queso y colocamos una buena capa de mermelada de higo.
  • Cubrimos la mermelada y el queso con el hojaldre, le damos la vuelta y lo sellamos bien. Intentaremos que no nos quede muy grueso por abajo, porque se nos puede quedar crudo.
  • Recortamos el hojaldre sobrante y colocamos el queso sobre la bandeja de hornear, dejando que repose sobre la parte de la doblez (más fea).
  • Para decorarlo aprovechad los recortes de hojaldre que os han quedado. Más adelante os explico cómo lo he hecho yo.
  • Pintamos con el huevo la superficie del hojaldre y horneamos a 200ºC - metiendo la bandeja en el primer nivel del horno empezando por abajo - durante 25-30 minutos o hasta que esté dorado el hojaldre. Si veis que se os tuesta demasiado, poned un trozo de papel de aluminio sobre la superficie, hasta que se complete el tiempo.
  • Sólo os queda sacadlo del horno y comedlo con cuidado de no quemaros. Templado también está muy rico, así que no tengáis prisa por empezar a saborearlo ;D.

Decoración y detalles del montaje 
  • Con un rodillo estiramos el hojaldre que nos ha quedado y decoramos con las formas que queramos. Yo he utilizado hojas hechas con un corta pastas y una flor muy sencilla en el centro.
Formamos una rosa con 5 círculos de hojaldre hechos con un tapón de jarabe. Las hojas de la rosa se hacen con un cortapastas específico
  • Para hacer la flor se cortan 5 círculos de hojaldre con un tapón de jarabe y se colocan en fila, ligeramente superpuestos. Una vez enrollados se corta por la mitad el cilindro que se forma, con lo que obtendremos 2 flores.

La idea es preciosa, ¿a que sí? Pues está buenísimo, ya veréis.


Un beso,


2 comentarios:

  1. Mercedes, me alegro que os haya gustado tanto, la verdad es que la receta es una idea de lo que se puede hacer, tampoco hace falta seguirla al pie de la letra y veo que tu has sabido sacarle mucho jugo ;-)
    Muchas gracias por el enlace, ahora lo comparto en FB.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por compartir la idea, Carmen. ¡Seguimos en contacto seguro!

      Eliminar

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Tienes alguna duda o sugerencia? Espero poder contestarte lo antes posible