viernes, 8 de abril de 2016

Cheesecake de Tres Ingredientes

La receta de las que os hablo hoy es supersencilla y no hace falta tener herramientas sofisticadas para hacerlo, aunque el tener ciertos utensilios nos facilitan mucho la labor, ¿no os parece? Yo he aprovechado que tengo mi Thermomix 31 en reparación (Dios mío, Dios mío), para sacar del trastero el robot de cocina que me regalaron por mi boda, hace ya unos cuantos años, y que aparqué en cuanto me hice con mi primera Thermomix 3300... Como había que montar claras, no me apetecía dejarme las muñecas batiendo con una varilla... La pasión por los cachivaches me viene de familia, la verdad.

En fin, este maravilloso cheesecake de queso crema, huevo y chocolate blanco del que os voy a hablar, es más bien un soufflé de tacto aterciopelado y un sabor no excesivamente dulzón que me apasiona. De hecho se hace al baño maríaLa primera vez que vi esta receta fue en El rincón de Bea y me llamó muchísimo la atención el enlace que da al vídeo de la blogger japonesa Ochikeron, record de visualizaciones en YouTube: Merece la pena que le echéis un vistazo, porque es muy corto y está fenomenal.

Por cierto, es importante que sigáis las instrucciones al pie de la letra, porque si no lo hacéis no os saldrá tan bonita. Mi aportación, como veis, es decorarlo con hojas de chocolate blanco muy fáciles de hacer.

Cheesecake o tarta de queso y chocolate blanco decorada con hojas de chocolate balanco

Ingredientes: 

  • 125 gr. de chocolate blanco
  • 125 gr. queso tipo Philadelphia a temperatura ambiente
  • 3 huevos L, separando claras de yemas
  • 1/2 tsp (*) o cucharadita de cremor tártaro (opcional)
(*) Uso medidas americanas para que hablemos el mismo idioma.

Preparación: 

  • Precalentamos el horno a 170ºCComo cada horno es un mundo, yo tengo un termómetro de horno, que se mete en el interior, para asegurarme de que realmente la temperatura es la que dice el termostato.
  • Engrasamos un molde pirex redondo de 15 cm de diámetro, lo impregnamos de mantequilla y adherimos a la misma papel de hornear, tanto en la base como en los laterales del molde, asegurándonos de que esté bien pegado. 
  • Se pueden utilizar otras formas de moldes (yo lo hice también con uno alargado), pero creo que no queda tan bonito. Bea Roque, incluso, prepara un molde redondo desmontable para que no se filtre en la masa el agua del baño maría... 
  • Derretimos el chocolate blanco en el microondas a 500 W durante 1 minuto, o al baño maría, sin dejar que hierva.
  • Incorporamos el queso Philadelphia al chocolate derretido, con una espátula, disolviéndolo muy bien.
  • Añadimos las yemas mezclándolas, una a una, con el chocolate y el queso.
  • Montamos las claras a punto de nieve, incorporando el cremor tártaro. Estarán en su punto cuando, al dar la vuelta al bol, las claras no se caen.
  • Añadimos un tercio de las claras montadas a la mezcla del queso y mezclar suavemente con movimientos envolventes hasta que no quede resto de las claras. Repetimos esta operación dos veces más, hasta que las claras estén perfectamente integradas.
  • Colocamos el molde sobre una fuente de asar y vertimos agua caliente en el mismo, de manera que cubra parte del molde sin desbordarse el agua. 
  • Horneamos 15 minutos a 170ºC, los siguientes 15 minutos a 160ºC y dejamos el cheesecake 15 minutos más con el horno cerrado y apagado.
  • Pasado este tiempo, sacamos el molde del horno y lo dejamos enfriar totalmente, sobre una rejilla.
  • Desmoldamos y lo metemos en la nevera hasta que lo vayamos a comer.

Decoración: 

  • Espolvoreamos con un poco de azúcar glass.
  • Decoramos con hojas de chocolate blanco que haremos fundiendo en el microondas unas onzas del chocolate blanco del que nos ha sobrado. Con un pincel pintamos el envés de hojas frescas de rosal, laurel u otras que no sean venenosas (claro) - previamente lavadas y secadas - y las dejamos enfriar en la nevera. Veréis que se despegan fácilmente y quedan preciosas. 

El tamaño del molde que utilizamos da para 6 raciones, así que siempre os quedaréis con ganas de volver a hacerlo.

Un beso, 



4 comentarios:

  1. Qué buena pinta!!!
    Me encanta el post. Felicidades! !!

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por tu blog!!! Me gusta mucho !!! Y las recetas más aún!!!este postre tiene una pinta buenísima y demás parece súper fácil. Lo voy a hacer seguro y ya te contare. Un besito

    ResponderEliminar
  3. Hola Mercedes, gracias por el descubrimiento de este delicioso suflé, lo hemos preparado este puente y ha sido todo un éxito. No teníamos cremor tartaro, pero ha quedado fenomenal, con el merengue ligeramente más clareado. Mi hija que le cambia el nombre a todo, lo ha rebautizado como Bob Esponja :D.

    Es sencillo y vistoso, sin duda lo repetiremos la proxima vez que tengamos visita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María José:
      Ma alegra que os haya gustado. La verdad es que llama la atención lo rico y sencillo que es hacerlo.
      Lo de usar el cremor tártaro, es opcional totalmente (lo he añadido al texto de la receta). Lo que pasa es que es un ingrediente que hace que las claras no se bajen al montarlas. Yo siempre lo uso. Le dedicaré una post un día de estos...

      Eliminar

¿Te ha gustado esta entrada? ¿Tienes alguna duda o sugerencia? Espero poder contestarte lo antes posible