lunes, 11 de febrero de 2019

Galletas de Mantequilla Clarificada o Suspiros de Pajares

Se acerca el día de San Valentín y todo el mundo está venga a publicar corazones... ¡Pues yo no voy a ser menos! Aunque en casa no somos muy partidarios de este tipo de celebraciones, suelo hacer algo dulce ese día. Todo empezó porque mi hija siempre traía poesías y dibujos "temáticos" hechos en el colegio y había que seguirle el rollo... así que rebautizamos ese día como "El Día del Amorcito", y la incluimos en la celebración... Jajaja.

Dicho esto, os propongo que hagáis estas riquísimas galletas de mantequilla del blog de Noe, La Cucharina MágicaEn Asturias se conocen como Suspiros de Pajares y su forma, como imaginaréis, no es de corazón, pero bueno... El color dorado se lo da la mantequilla clarificada o manteca cocida, que se obtiene al eliminar de la misma impurezas y el suero de la leche que contiene. Este ingrediente se utiliza en muchos países de Europa y el sabor es parecido al de las galletas escocesas; no sé si las habréis probado, pero si no es así... ¿a qué esperáis? ;D

Galletas de mantequilla clarificada o suspiros de pajares

INGREDIENTES:

  • 250 g de mantequilla (obtendremos 150 g de mantequilla clarificada)
  • 100 g de azúcar blanco + azúcar para espolvorear.
  • 300 g de harina de trigo de todo uso
  • 1 huevo
  • 1 pizca de sal


  • PREPARACIÓN: 


    • Clarificamos los 250 g de mantequilla como os explico aquí. Dejamos que se temple.
    • Mezclamos la mantequilla clarificada con el azúcar hasta que se integren. A mi me gusta batirlo todo hasta que blanquee, porque así incorporaremos aire a la masa que, como veis, no lleva levadura. Noe no lo hace así y tampoco le salen nada mal,
    • Añadimos el huevo y seguimos mezclando.
    • Vamos añadiendo la harina tamizada, para incorporar aire a la mezcla, y el pellizo de sal, hasta que se haga una masa manejable. Si no fuera así, podéis dejarla reposar media hora, tapada, para que coja consistencia. Cada harina tiene una capacidad de absorción diferente.
    • Dividimos la masa en dos partes y envolvemos en film transparente cada una de ellas, para meterlas unos minutos en la nevera o en el congelador. Queremos que endurezca un poco para que no se nos pegue al extenderla con el rodillo.
    • Precalentamos el horno a 180ºC con ventilador.
    • Con una de las masas extendemos una lámina de unos 0,5 cm de grosor y cortamos las galletas con un cortapastas. Los restos de los cortes de masa, si están muy pegajosos, los volvemos a meter en la nevera envueltos en el film transparente. 
    • Hacemos lo mismo con la otra mitad de masa. De esta manera, siempre tendremos algo de masa fría, lista para trabajar con ella.
    • Vamos colocando las galletas en una bandeja de horno forrada con papel de hornear y horneando a 180ºC con ventilador, en el segundo nivel del horno empezando por abajo, unos 12 minutos o hasta que veáis que se doran.
    • Con mucho cuidado, las sacamos del horno y las colocamos sobre una rejilla, espolvoreamos azúcar por encima, mientras están calientes, y las dejamos enfriar

    Estas gallegas se conservan en una lata estupendamente, como siempre hago con las galletas de chocolate, las galletas con mermelada, las marañuelas de Luanco o los abbracci.... y alguna más que tengo pendiente de publicar...

    ¡Espero que os gusten! Un beso, 


    miércoles, 6 de febrero de 2019

    Focaccia Clásica

    La focaccia es un pan plano enriquecido con mucho aceite de oliva virgen extra y adornado con ingredientes como cebolla, aceitunas, tomates cherry o hierbas aromáticas. En España es habitual que en los restaurantes "italianos" te la ofrezcan como sustituto del pan, para acompañar a los aperitivos, cosa que me rechifla y, por supuesto, hago yo también en casa ;D

    Para preparar una focaccia es muy práctico utilizar un tupper rectangular grandecito (el mío es de 31x24x10 cm) y hornearla en una bandeja que le permita subir por las paredes: La mía es de 34x27 cm y me compré para hacer bizcochos enrrollados, como los que veis en mi Página de Bienvenida... ¡Ay, madre, ahora que veo la página hay cosas que sólo he hecho una vez y no tengo buenas fotos para publicarlas, en el blog! Os lo digo para que no os pongáis a buscar como locas, jajaja. Lo que sí tengo publicados son un par de Troncos de Navidad - como éste o éste - porque los hago todos los años... ;D

    Por cierto, la receta que os doy es la publicada en Instagram por Lidia Balanuta - ¡muchas gracias, Lilly! - solo que me gusta utilizar para el amasado el método de pliegues y reposos de la Pizza Sin Amasado. Si alguna no sabéis en qué consiste, podéis ver el paso a paso en el link que os acabo de dar de esa publicación...

    Focaccia clásica

    martes, 29 de enero de 2019

    Crema de Calabacín

    En casa todas las semanas hago una crema de verduras. La receta que empleo desde hace años es la publicada en el libro básico Thermomix, haciendo algunos cambios en las cantidades de ingredientes para aligerarla. Para prepararla no hace falta, ni mucho menos, utilizar el "aparatejo"... De hecho, a menudo la hago en mi olla superrápida, que es un método veloz y saludable de cocinar, como podéis leer en este post de Cristina Galiano. Si eres de hacer la comida en una cacerola a fuego lento, no hay ningún problema tampoco. Utiliza los medios que tengas más a mano y anímate, porque está riquísima.

    Por cierto, me gusta ponerle pan en tropezones - tostado o no - y a veces le meto también huevo duro picado, como veis en la foto, pero cada cual la puede adaptar a su gusto particular. 

    Crema de calabacín

    martes, 22 de enero de 2019

    Pizza Sin Amasado

    ¿Habéis visto alguna vez en una Pizzería al pizzaiolo (cocinero especializado en hacer pizzas) preparando la masa? Todo el espacio y él mismo están llenos de harina...

    Cuando te adentras en el mundo del pan, entiendes muchas cosas: Las masas de pizzas que trabajan los profesionales tienen mucha hidratación - la que vamos a hacer hoy tiene un 80%, es decir 80 gramos de agua por cada 100 gramos de harina - por lo que algo tan pegajoso sólo se puede llevar adelante con técnicas específicas y una gran cantidad de harina en el formado. Hornear en casa para que te salga tan inflada también tiene sus trucos pero, tranquilas, es más fácil de lo que puede parecer;D... ¿Quién dijo miedo?

    AVISO: Esta masa está pensada para hacerla con 24 horas de antelación al momento en el que queráis comer la pizza. El proceso es más largo porque la dejamos fermentar en frío, con lo que gana en aroma y la hacemos más digestiva. Si queréis reducir los tiempos, duplicad la cantidad de levadura de la receta.

    Pizza recién horneada

    martes, 15 de enero de 2019

    Croquetas Caseras de Pollo

    ¡Hola a todas y Feliz 2019! Antes de nada quiero disculparme porque, desde que descubrí Instagram, habréis visto que he ido subiendo imágenes de las cosas que voy haciendo y son pocas las entradas que he hecho en el blog. La verdad es que me encanta recibir los feedback de mis seguidores en tiempo real... y es fácil dejarse llevar y publicar, tanto en esta plataforma como en Facebooktrucos y recetas sencillas a medida que te las van pidiendo. Los "likes" y los "comentarios" anima mucho pero, la realidad es que, al cabo del tiempo esas publicaciones son difíciles de localizar, al menos para mi, así que iré publicando todas esas cosas poco a poco en el blog, aunque puedan resultar repetitivas para algunas...

    Dicho todo esto, vuelvo al buen rumbo con esta receta de Croquetas Caseras, que me salen de muerte y que es una variante de la famosa receta de la Thermomix. Para empezar, hacer croquetas es laborioso y se pone la cocina perdida, no os voy a mentir, así que os recomiendo preparar una buena cantidad, congelarlas e ir tirando de ellas a medida que las vayáis necesitando. ¡Tranquilas!, el proceso que os voy a explicar es muy fácil, no lleva nada de tiempo y me vais a agradecer el consejo ;D.

    Croquetas de Pollo

    martes, 27 de noviembre de 2018

    Requesón o Ricotta, ¿son la misma cosa?

    ¿Quién no pensaba que el requesón que conocemos en España y la ricotta italiana eran prácticamente el mismo producto? La verdad es que llevo años utilizándolos indistintamente para hacer repostería y pasta rellena, como tanta gente...

    Ha sido gracias a Instagram y al blog de Sara, Una Italiana en la Cocina, que me ha entrado la curiosidad y puedo concluir que son productos diferentes, basados en los mismos ingredientes (como tantos lácteos), pero procesados de distinta manera.

    La ricotta (foto de la izquierda) es cremosa y suave; el requesón (foto de la derecha) es granuloso y de tacto más bien seco:

    Ricotta y requesón, dos productos diferentes


    viernes, 23 de noviembre de 2018

    ¿Frisuelos o Crepes?

    Hace tiempo que tengo pendiente de publicar esta receta. La duda era cómo llamar a estas tortillas dulces: ¿Frisuelos (o frixuelos) a la española, o crepes? Como la receta que utilizo es la del libro "À table avec Thermomix", y el procedimiento de elaboración es el de los frisuelos de mi suegra, al final sigo con la duda... Jajaja.

    ¿En qué se diferencian los frisuelos de los crepes? Los frisuelos son más pequeños (yo los hago en una satén de 21 cm de base), más jugosos y algo más gruesos. Los crepes, en cambio, se suelen hacer con un Kit especial - yo me compré una crepera eléctrica en Lidl hace años, que viene con todos los accesorios - se utiliza menos aceite que con los frisuelos y se extienden lo más finos posibles.

    ¿Con qué versión me quedo de las dos? La verdad es que ambas modalidades tienen su gracia pero, como resulta algo más sencillo hacer frisuelos, es la que os voy a explicar ;D

    Frisuelos o crepes


    martes, 30 de octubre de 2018

    Crescentine, Panecillos Italianos en Sartén

    Hacer pan en sartén no es difícil si le coges el tranquillo a la temperatura y a los tiempos de cocción. Tampoco hay que estar muy pendiente de él, lo que te permite ir haciendo otras cosas en la cocina... Todo empezó con la rotura de mi horno y pruebas como estos Chapati sin levadura o el Pan de Pita, que sale también estupendo. Hoy es el turno de estos panecillos italianos que tiene publicados en Instagram Teresa de @Tesimpasta: Ella los hace con una sartén especial (tigelliera), de ahí que reciban el nombre de "tigelle". La receta es suya, con pequeñas variaciones y un formado muy bonito que se me ha ocurrido para darle un poco de gracia al invento.

    Como este pan es totalmente adictivo, os recomiendo que hagáis las cantidades que os pongo en la receta. ¿Que queréis hacer la mitad? Pues adelante, pero os aseguro que os arrepentiréis de no haber hecho más... Si os parece mucha cantidad lo mejor es congelarlos e ir descongelando - a temperatura habiente, en sartén o en tostadora - a medida que los vais a comer... ¡¡¡Siiiii, el pan se puede congelar sin problemas y está igual de rico!!!

    Otra cosa,  yo os voy a explicar las solución "bonita" que se me ha ocurrido, pero podéis hacerlos sin ningún tipo de diseño: Vuelta y vuelta en la sartén, sin más complicación. 

    Crescentine, panecillos italianos en sartén
    Como siempre os digo, si nunca habéis hecho pan, antes de seguir adelante con la receta, os recomiendo que leáis el post que preparé para enseñaros a Hacer Pan Paso a Paso.

    viernes, 26 de octubre de 2018

    Naranja Confitada Casera

    Desde hace años hago naranja confitada casera. La utilizo en infinidad de dulces, como en el panettone, en el roscón de reyes o en bizcochos. Recubierta de chocolate es mejor que un bombón...

    Como me gusta que la naranja esté tierna y jugosa, aprovecho la humedad de la pulpa, de ahí la gran diferencia con la naranja escarchada que compramos en Navidad, que es más bien seca.

    El truco fundamental para hacer una buena naranja confitada es cocerla a fuego muy lento y durante bastante tiempo. Pero ¿durante cuánto tiempo? Pues es lo que os voy a explicar a continuación...

    Por cierto, la foto que veis representa - de izquierda a derecha - las tres fases por la que pasa la naranja al confitarse, pero el proceso no termina ahí así que, si te interesa el tema, tendrás que seguir leyendo ;D.

    Fases de la cocción de la Naranja Confitada Casera

    INGREDIENTES:

    • 2 naranjas medianas de piel no muy gruesa, o de zumo grandecitas (Serán unos 400 g)
    • 1 Tbs (cucharada) de sal de mesa
    • Un cazo con abundante agua para rescaldar la naranjas 
    Para el almíbar:
    • 200 g de agua
    • 200 g de azúcar blanca

    PREPARACIÓN:
    • Lavamos bien las naranjas - yo utilizo un cepillo - las secamos y las cortamos en rodajas lo más finas que podamos, pero intentando que nos queden bonitas, con el corte de los gajos, como veis en la foto.
    • Vamos a quitarles el amargor con agua con sal: Para ello prepararemos una olla con agua suficiente para cubrir las naranjas y disolvemos la cucharada de sal. Lo llevamos a ebullición, momento en el que bajamos la temperatura a un nivel en el que se vean burbujas pequeñas - yo lo pongo al 3 o al 4 de mi cocina de inducción - y vamos echando las rodajas con cuidado. Dejamos que cuezan durante 20 minutos a fuego suave. Podéis utilizar una tapa para generar más calor dentro de la olla y acelerar la cocción.
    • Ponemos al agua y el azúcar del almíbar en otra olla con bastante superficie, para que queden las naranjas bien extendidas. Removemos para que se disuelva el azúcar.
    • Con la ayuda de una espátula, con cuidado de no romperlas,  vamos pasando las naranjas de una olla a la otra. No se os ocurra escurrirlas de golpe con un colador, porque se os machacarán sin remedio...
    • Ponemos a hervir las naranjas, tapando la olla, del mismo modo que hicimos antes. Yo estoy pendiente del primer hervor y lo bajo enseguida a una temperatura bajita. Las dejamos hervir durante 40 minutos. Utilizo una tapa de cristal, que tiene una pequeña válvula de salida del vapor; si no tuvierais algo parecido, tendríais que dejar la tapa un poquito desplazada.
    • Pasado ese tiempo, probamos un trocito de la corteza y vemos si está tierna. En ese caso, destapamos la olla y le damos el último hervor de 30 minutos más. Veréis que el agua se evapora y algunas partes de las naranjas quedan sin líquido, por eso yo las voy bañando con un poco del almíbar.
    Naranja Confitada Casera lista para usar
    • Ponemos las naranjas en una rejilla o a una bandeja cubierta con papel de hornear para que se sequen a vuestro gusto: Yo suelo precalentar el horno a 100ºC y las dejo 30 minutos; luego apago el horno y las dejo dentro de él hasta el día siguiente.
    • Una vez frías, las pasamos a un tuper y las guardamos en la nevera hasta el momento de su uso.

    Con el resto del almíbar que os quede, podéis pincelar un bizcocho para aromatizarlo, por ejemplo. No os debería de quedar demasiado si seguís los pasos que os indico, pero nunca se sabe. Cualquier pequeño cambio altera el resultado de un lugar geográfico al otro... 

    ¿Qué pasaría si te quedarás sin líquido antes de tiempo? ¡Pues le añades un poquito más de agua! Lo importante es conseguir que no se caramelice la naranja, porque cuando horneéis cualquier preparación, se os quedaría demasiado dura. Como todo, es cuestión de práctica y de ajustar los tiempos a lo que os vaya mejor a cada una. 

    Ya me contaréis cómo os queda. 

    Un beso, 



    miércoles, 24 de octubre de 2018

    Galletas Halloween de Chocolate

    Como no soy partidaria de regalar caramelos a los monstruos que aparecen por mi casa la noche de Halloween, me dedico a preparar galletas. Suelo hacer esta receta de galletas de chocolate porque siempre me la piden. Para los ojos empecé utilizando las bolitas de galleta recubiertas de chocolate que venden en la sección de repostería de los supermecados - seleccionando las blancas - pero yo creo que la mejor solución es utilizar glasa.

    Los cortadores para hacer galletas los podéis hacer vosotras mismas, siguiendo tutoriales sencillos como éste. Si utilizáis latas de aluminio de bebidas, son un poco endebles pero, al menos, os sacarán del apuro y no necesitaréis comprar tijeras especiales para cortar hojalata... Por supuesto yo, doña aparatos, tengo unas muy parecidas a las del enlace ;D.

    Galletas de Chocolate para Halloween